En los laberintos interiores de mi ser

en mi cuerpo de mujer, sangre y fuego

quiero rescatar,

devolver el aliento a las manos del niñ@

esclavizad@ sin rumbo ni destino

en la telaraña-materna, ¡ implacable abismo!

bajo el disfraz de amor estremecido.

A través de caminos sin noches

de mi interioridad rescatada de luces oscuras,

deseo, beso anhelante

     y lucho, espada candente

y toreo, baile labrado

y quiero con sangre y viento y fuego y luna

la libertad del muchach@,

largamente aprisionad@

bajo la máscara del abismo materno.

En los pasadizos del pensamiento

busco la salida: el pórtico inefable,

donde el niñ@ y el muchach@, el hombre y la mujer, 

escondidos, soterrados

respiren un aire entre olivos

sin muros de cal negra ni arrumacos

sin ataduras,

amarres en profundos mares oscuros.

Desde mi caverna encontrada,

en la orilla de la noche

en el santuario del silencio:

peleo, baile anhelante,

deseo, beso labrado,

sueño, ciudad implorante de vida,

La libertad del muchach@, su templo y su nada

   en toda la dimensión de su mundo,

el único latido

por el que fue creado.

( Este poema lo escribí inspirada en la escultura “Maman” de Louise Bourgeois)  

Anuncios
Enlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s