UNA TARDE CUALQUIERA

(“… nada me turba
nada me espanta..”.Teresa de Jesús)

Escucho voces de jóvenes
olvidados de sí mismos.
Atemporales en sus manos
de un azul incierto.
Me veo en mis años de la uni,
como ellos era yo
un ser esperanzado
y también con tumultos interiores
sin saber adónde dirigirse.

Estoy sentada
en un banco de una plaza cualquiera
como tantas plazas
de cualquier ciudad del mundo.
Nada me turba
mi corazón late
acompasado con la tarde.
Solo soy un cuerpo más
como miles de cuerpos
en este único espacio.

Una guitarra me habla muy cerca.
Un hombre con sombrero de paja
parece acariciarla para mí.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “UNA TARDE CUALQUIERA

  1. pepi dice:

    TRansmites paz en este poema, yo no sé si si conseguiría ese sosiego al sentarme en un banco de la ciudad, voy a intentarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s