Poema de hace tiempo-siempre

Puede llorar la noche, cada noche,
tristemente herida.
Puedo cantarlo al llanto
salpicado en mi rostro
y ser la luna eterna, callada y blanca
envejecida por tu tiempo.
Pueden reír los pájaros en su espacio
y desplazarse levemente en mi hombro
para así sentirme menos sola
más lejana tu ausencia.
¡Ay puede llorar la noche!
¡Ay puede morir la luna!
¡Ay puedo ser infinitamente nada!

Estándar

INVISIBLES

A veces parecemos invisibles,
una gota más sin diferenciación posible.
Nos miramos pero sé que no me ves
o puede que sea yo la
que se oculta,
detrás de la máscara de ojos
de la barra de labios
de la camisa y pantalón de marca.
Soy un cuerpo que siente el aire,
un cuerpo que tiene sed y hambre,
un cuerpo que abraza y se distancia.
Un cuerpo con manos que besan
y besos que atrapan.
Soy un cuerpo que no se ve
transparente y nítido que nadie ve
en una calle repleta de voces
de movimientos en un zig-zag continuo.
Somos un teatro ambulante
en una fecha concreta
que se repite cada año.
Y el toro nos torea
y creemos que somos los dueños del teatro,
y es la función
quien nos atrapa.
Somos el toro corneado
en un teatro de invisibles.

Estándar