Buscando la paz

Hablamos de escribir un poema sobre la paz
y no sé qué decir,
qué palabras descifrar en este papel en blanco
sobre mi mesa de estudio,
y un dolor que se me agarra muy adentro
porque no encuentro la paz.
En este mundo de locos
esas tres letras son cogidas y tiradas
como papel de basura
algo que solo sirve para estruendo y pretensiones,
¡ no sé qué decir!
qué esperanza puede brotar en este
corazón desnudo.
Reconocer un brote de vida en el
espejo del hombre o mujer
que cada día nos cruzamos en cualquier calle.
Y yo quiero inventarte en mi universo
por siempre,
en montes y llanuras, ríos, lluvias y senderos,
creer que es posible su existencia
tan vulnerable como el niño de mis ojos.
En la esencia de la vida habita
cóncava palabra.
Que dolor porque en mí no está
y soy barro seco sin ti, paz.
Estoy delante de un papel
el bolígrafo se desliza a trompicones
y te convoco en esta tarde de invierno,
te grito y te nombro
y suplico tu presencia.
Un mar de hiedras
son mis venas convocándote,
navío sin tregua es mi corazón
con tormentas y furias desveladas.
Quiero crearte en mis uñas y dedos,
en mi vientre de mujer.
Descansar en el valle del hombre
y tú paz ser silencio y esencia.
Estoy sentada en mi despacho
y has entrado de puntillas
invitándome a un café.

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “Buscando la paz

  1. Pepi dice:

    Me veo reflejada en este poema tuyo, cuando salen en televisión las noticias de las guerras y desastres de este mundo que me producen angustias y ansiedad.
    !Con lo fácil que es la Paz! Un abrazo.

  2. MARÍA Romera dice:

    Muy profundo con el alma dolorida desgarrada describe la sinrazón del egoísmo y las injusticias que continuamente padecemos. Esto que no quede como un GRITO De DESESPERACIÓN EN EL DESIERTO.
    Besos MARÍA

  3. Antonia Caballero dice:

    Esta evocación a la paz, paz universal y paz individual, es algo sencillamente hermoso, hermana Lola.
    En tantos momentos de desasosiego y desesperanza que nos enreda la vida diaria me he visto reflejada en tus palabras “….te convoco en esta tarde de invierno, te grito y te nombro, te suplico tu presencia…”.
    Cuando la sientas en tu corazón hermana Lola, enseñále el camino hacia el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s